dilluns, 23 d’abril de 2012

Qui no fa cas d'un dobler, quan l'ha de menester no el té


(versión en español para mis lectores internacionales más abajo)





---
Hoy hablaremos de economía.
"Abajo el capital!"
Ejem... Sí, eso también, pero no era lo que quería decir...

Hace unos días, un compañero de trabajo me preguntaba qué hacía un dibujante como yo de programador...
(Gracias por el cumplido, por cierto)
Los que me leéis hace tiempo, ya sabéis la respuesta; el arte no paga facturas.

Y la siguiente pregunta es obvia: para que dibujar cómics, si no gano nada con ello?
Ey, es cierto, qué hacéis que no estáis pagando por leer esto!??
Pero la verdad es que dibujar ha sido una de mis mejores inversiones... aunque no hubiera ganado un euro.

Y si queréis entender por qué, dejadme repasar mi curriculum...
1997-1999: programador junior (en una caja de ahorros)
2000-2003: programador (software de gestión)
...de estos trabajos no queda nada en uso.

2003-2007: programador senior (en videojuegos)
Ya he contado esta historia: tres años y medio de trabajo desechados que no se han vuelto a usar.
2008-2009: programador senior (también en videojuegos)
Al menos de aquí sacamos algo terminado...

...aunque no puedo jugar con él porque no tengo iPhone
(mi móvil)
Del resto de trabajos recientes, en fin... es trabajo y eso es bueno...
...igual que para el resto del mundo, no?

Esto es lo que nos enseñan de economía a la mayoría: a cambiar nuestro tiempo por un sueldo.
A los demás, a arruinar países para hacerse ricos.
Pero ahora no vamos a hablar de eso, verdad, Karl?

Si yo dibujo cómics el resto de mi vida sin ganar nada por ello, sería una inversión ruinosa...
Si eso es lo que crees, no seré yo quien os contradiga...
...pero solo por completar, dejad que repase mi OTRO curriculum...

1993-1995: La Canción de la Lluvia, con guión de Jaume Albertí.
2002-2011: Huérfanos 1 a 4, con guión de Enric Pujades
Eso, y todo el resto de ilustraciones, posters e historias que he hecho durante más de 25 años...
...el 100 % de los cuales hoy son perfectamente vigentes.

De ninguno de mis trabajos pagados puedo decir lo mismo.
Y dejé dos muy bien pagadas cuando peligraba mi salud...
...queréis que os hable de inversiones ruinosas?

En su libro sobre la preocupación, Dale Carnegie explica como el estrés y la angustia pueden costar la salud, y una muerte prematura...
...y que lo más importante es decidir cuánto estrés quieres invertir...
...y dejarlo si superas el límite.

Aunque esto es cierto para el trabajo, también lo es para otras inversiones.
Invertir en una relación o amistad no correspondida...
(Sexo? Por un cubata? Qué te has creído??)
O en un hábito que te perjudica...
(Puedo dejarlo cuando quiera)

Cuando inviertes tiempo en una actividad recreativa, puedes hacer una buena inversión.
Si lo que obtienes es entretenimiento y satisfacción (hey, he pasado la fase)
...o una inversión ruinosa si te pasas del límite* (solo una fase más)
* excepto para mis jefes, en mi trabajo vivimos de esto.

Y de mi curriculum anterior, quién saca beneficio?
Yo, y mis jefes, que sacan provecho de la inversión en mi aprendizaje por parte de los que hicieron que me quemara...
Y a eso yo sí que lo llamo una inversión ruinosa.

Si alguien me vuelve a preguntar qué hago dibujando a cambio de "nada"...
...ahora ya lo sabéis. Y al contrario que mi sueldo de cada mes...
...este beneficio durará para siempre.
(aquí yace M.A., estimado artista, 1975-2135 - fecha estimada)

A˙n así, mi mejor inversión no ha sido dibujar.
Ha sido una que no me ha costado nada, pero que me da rentabilidad garantizada todos los días...
...y hasta el infinito.