dissabte, 13 de desembre de 2008

Si sa fortor fós boira, no hi voríem

Vatuadell, saps que en feia de temps, que no escrivia. Ha estat un mes llarg i complet, i tenc massa coses per contar, així que miraré de ser telegràfic per no avorrir-vos. La primera, deixau que presumeixi per una vegada d'una cosa que he fet bé, enlloc de seguir desgranant les meves ficades de pota. Es titula Hero of Sparta, i va obtenir un 9 el passat dimarts a ign.com (la millor puntuació d'un joc d'iPhone fins ara). Aquí teniu el video per als qui encara no us he donat la pallissa:

I ara que ja he complit amb el meu ego, aquest post és el pagament d'un deute amb la meva amiga Ana, a qui he deixat massa oblidada aquestes darreres setmanes. Per si encara no ho havia contat, a la meva il·licitana favorita la vaig conèixer a través del seu blog, quan cercava dades sobre Derry, on ella havia viscut uns anys enrera. Podria dir-se de fet que és el millor que n'he tret de la frustrada experiència de Derry, així que ho considerarem un senyal del destí que haguem tengut oportunitat de conèixer-nos en persona.

La visita a Elx em va resultar d'allò més educativa, supòs que el fet que n'Ana hagués estat informadora turística va ajudar molt. Coneixia tots els racons i les històries, i la mateixa ciutat compta amb no poques sorpreses, incloent el fet que hi hagi quasi més palmeres que habitants, que s'hi representi una obra sagrada des de fa vuit segles ininterrompudament, o que una de les icones de la ciutat, la Dama d'Elx, no només no ha estat a la ciutat més que durant uns mesos fa uns anys, sinó que amb tota probabilitat ni tant sols és una dona. I supòs que podria seguir desgranant els encants d'aquesta petita gran ciutat, però em limitaré a recomanar-vos fer una visita. Això sí, sense n'Ana, no serà el mateix. Ana: Moltes gràcies, tia, i esper que ens tornem a veure ben aviat, que això s'ha de repetir.

(això sí, passar set hores i mitja a un Talgo entre Barcelona i Elx és la classe de tortura que no li desitjaria al meu pitjor enemic. Supòs que era la penitència que en tocava complir per a tenir un bon cap de setmana, però la propera vegada, agafaré l'Euromed)

I en fi, podria contar moltes coses més però ja se'm va fent llarg, així que només contaré a qui interessi que em queda una setmana a Barcelona, que després estaré a Mallorca a tres setmanes, i que podria ser que el gener sigui el meu darrer mes per aquí, si les coses es desenvolupen com em tem que ho faran. Almenys aquesta vegada no serà una fugida com allò de Derry.

Però si voleu saber més, haureu de seguir llegint...

dilluns, 10 de novembre de 2008

Tot pot ser menys es collons tornar carabasses

Escric aprofitant les darreres hores de cap de setmana a Mallorca, abans de tornar a les trinxeres de Barcelona i de mirar d'enfrontar amb una mica d'entusiasme l'agònic tancament de projecte que m'espera a partir de demà, i al llarg de les tres pròximes setmanes, amb qualcun dels seus caps de setmana inclòs. Mentre, he aprofitat per a posar-me al dia del poc que encara enyor de la meva terra, incloent una bona ensaïmada de Ca'n Joan de S'Aigo, berenar de cocarrois, un pa amb oli amb pa de veres, i per acabar una marató per a visitar als amics d'aquí per a posar-nos al dia. I també m'he vacunat del grip. Un total de vuit quedades en tres dies que m'han deixat cansat de veure gent, com a mínim, fins el nadal que vé.

És curiós com el temps passa de forma diferent quan no hi ets, que te sembla que han d'haver passat més coses en dos mesos. Ahir anava al tren de cap al Festival Park, i quan vam passar per l'aturada d'Els Caulls, sospitosament semblant a la que jo anava, enlloc de pensar que li havien canviat el nom (com així era) hàbilment vaig deduir que havien fet una aturada nova, amb el resultat de que vaig arribar per error al següent poble i vaig haver de fer cul enrera en el següent tren que tornava. Això sí, en una cosa no han canviat els serveis ferroviaris de Mallorca: el revisor va ser tant bord com el recordava, i no em va perdonar el billet.

(però l'al·loteta que vaig conèixer a l'estació de Santa Maria era encantadora; va valer la pena després de tot)

Però per a nostàlgia, la d'aquest matí quan de camí al meu centre de salut, he passat per davant del meu antic institut de batxillerat, que ara ha canviat de nom i de claustre, i per a celebrar el moment he anat a fer el ritual cafè amb llet a Ca'n Biel, el bar on la nostra generació va perdre tant de temps jugant al bubble bobble. Ja no hi queden ni la vella, i deficitària, màquina de videojocs ni ningú del personal. I el cafè, que era acceptable quan ens hi reuníem l'equip de pràctiques a la universitat, és més aviat terrible. Contemplant l'edifici m'he demanat si els soterranis on feiem les classes de francès encara s'inunden de pixat, si van arreglar el forat de la paret de la biblioteca que va fer un company meu, o si els alumnes encara pengen cadires a les finestres o fan piràmides de taules com feien uns que jo me sé (ja sabeu qui sou). Ara tenc l'edat que tenien els meus professors, i a qualcuns dels meus amics els ha tocat fer de profes d'adolescents molt més salvatges del que ells van ser. El temps no ha passat de bades, i en contra del que em temia, he renovat el meu ferm propòsit de seguir perseguint la meva carrera fora d'aquestes costes.

Almenys, fins que tornin a posar el bubble bobble a Ca'n Biel.

dilluns, 3 de novembre de 2008

Que saps tú de munyir trutjes si lo més redó que has vist és un meló

(això és el que pensava jo avui a la feina, però per si de cas no seguiré per aquí, que hi ha coses més interessants de què xerrar)

Després d'un parell de caps de setmana tranquils, aquest tocava visita de Sa Roqueta, i amb el meu Ford Fiesta ens embarcarem tots cinc cap a la Vall de Núria, en ple Pirineu gironí. I per això vam triar, justament, la primera setmana de fred hivernal de la temporada. I també el primer cap de setmana de pluges torrencials. Tanta sort que no ens vam deixar arrufar per com pintava de malament el dia, i amb collons (i molt poques feines, tot s'ha de dir) vam agafar el tren cremallera que ens va plantar enmig de la muntanya, plovent, amb un fred que pelava el cul a les llebres, i una boira tant espessa que no hi veies per pixar. I tot així encara el dia se va estirar, i va acabar per fer un dia molt agradable. No tant com per anar d'excursió perquè a més la neu ho feia complicat, però sí per a fer l'annerot i perdre els papers imitant na Julie Andrews.

La resta de fotos, com sempre al meu Facebook. No us perdigueu els paisatges nevats, són impressionants. Anau-hi si podeu. La tornada de Núria va ser més aviat accidentada, tant perquè el GPS ens va guiar fins Olot per una carretera digne d'una mala pel·lícula de Halloween (molt apropiat per al dia que era, i amb una "Vaca de la Curva" inclosa), com perquè el diumenge ens va aplegar la pluja a Besalú, poc avisats i pitjor equipats, i amb això vam donar per acabat el cap de setmana. L'hotel d'Olot ens va resultar molt satisfactori, però.

I prou per aquesta setmana, no sense abans avisar dels meus propers plans, el cap de setmana que vé el passaré a Mallorca, per a agafar forces per al tancament de projecte que estam patint, i en dues o tres setmanes me toca visita guiada a Elx amb la meva colega bloguera Amelche com a cicerone d'excepció. No us ho perdigueu, perquè amb el que tots dos som capaços d'escriure als nostres respectius blogs, em tem que haurem de fer torns per a xerrar :)

dissabte, 25 d’octubre de 2008

Que ho és de puta, es ca des conco

Avui fa dos mesos que em vaig mudar a Barcelona, encara que em sembli que hi duc ja una vida. Han estat nou setmanes intenses i interessants, de les quals n'he pogut treure ja les més importants conclusions: que venir aquí ha estat la meva millor idea en anys, i que no m'hi estaré més que el temps que m'havia planejat.

El darrer mes he tornat a tenir visita de Mallorca (gràcies per l'entrada, Pedro), vaig anar convidat i en primera fila a veure el
Cirque de Soleil (IM-PRESSIONANT, MOLTES gràcies per l'entrada, Pedro), a un espectacle de teatre improvisat que us recoman a tots els que em llegiu des de Barcelona, i sobretot a fer feina. Molta, molta feina, que per això estam a punt de tancar projecte a Gameloft. De moment no m'ha tocat treballar en cap de setmana com a qualcuns dels meus companys (al contrari que a Tragnarion, on ja tenia un passi VIP de dissabte) però tot arribarà. De fet, he tengut notícies prometedores per al meu futur professional, que ja contaré quan arribi el moment, i l'oferta del mes ha estat sens dubte una de Crytek (a Frankfurt) que ha vengut de la font més insospitada. Com l'anterior, l'he rebutjada (postposada?) amablement a l'espera de veure com van les coses per aquí.

Mentre, he anat recuperant, poc a poc, les meves rutines de quan la vida era normal, incloent llegir, fer exercici, anar al cine (recomanacions exprés:
The Air I Breathe, dramàtica però catàrtica; i Burn After Reading, intrascendent però simpàtica), i seguir estudiar incansablement per a la feina que jo realment voldria fer.

Au, és tot que després em diuen pesat. I respecte a les fotos que vaig prometre, estan al Facebook, on podreu seguir la meva vida pràcticament en temps real.

divendres, 26 de setembre de 2008

Ahora va de bo, que de bo va

No idò i si! No, no us heu equivocat de blog. Si escric en català, és que ja visc a Barcelona, i al contrari que l'any passat a Derry, si no he escrit en quasi un mes ha estat perquè tot ha anat bé, la ciutat, el pis, la feina, els amics que he estat fent, i els que ja m'han vengut a visitar. No ho hauria pogut planejar millor, però per a mantenir aquest post breu, me limitaré a resumir.

Setmana 1 – Tornem-hi torna-hi
El dia d'arribada a Barcelona va ser molt mogut perquè no havia dormit massa, ni massa bé, però gràcies a això el viatge en vaixell el vaig passar dormint. I com que encara era agost, vaig trobar molt poc tràfic per arribar a L'Hospitalet, on estic vivint. I tot hi havia un “càrrega i descàrrega” lliure bé davant de la porta, cosa que me va estalviar molts de maldecaps. Vam començar bé, i vaig passar la resta de la setmana passejant i instal·lant-me. Mudar-se de ciutat tenint feina i casa fa que tot sigui molt més fàcil. Prenc nota per si ho he de tornar a fer.
I aquesta setmana me vaig perdre les festes de Gràcia. Vaig badar.

Setmana 2 – Salut i feina (i un bon forat per guardar s'eina)

Va arribar el dia més temut – tornar a la feina després de deu llargs mesos. Per més que havia procurat estar actiu i reciclat, tenia totalment oblidat el ritme d'una jornada laboral. Els primers dies van ser durs, però el tercer dia ja estava escrivint codi com un campió. La raó és tant que em va resultar prou simple com per aprendre ràpid, com que he aterrat a la meva nova feina enmig d'una beta (explicació pels qui no sabeu què és una versió beta: si ets administratiu, és l'equivalent a un tancament comptable, si ets professor, és com uns examens finals; si ets actor porno, és com fer l'escena de l'orgia). Així que encara que l'hora oficial de sortir siguin les 6 i mitja, ja he agafat el (mal) costum de sortir una hora (o dues) tard a diari. Però només fins que passi el període de prova, o tanquem el joc. O això esper...
I per cert, l'11 de septembre, festa nacional de Catalunya, el vaig passar fent feina. Mal senyal...

Setmana 3 – IKEA i jo

Una vegada confirmat que ens quedàvem a viure al pis de l'Hospitalet, era hora de comprar equipament d'oficina per a poder treballar còmodament. I tenim un IKEA aquí devora, així que vaig decidir reviure els quatre anys que faig fer feina a dues passes de l'IKEA de Mallorca (i si llegeixes això, ja saps perquè). Tant, que intentant aconseguir la cadira d'oficina perfecte, vaig acabar anant a l'IKEA ni més ni menys que cinc vegades en menys de dues setmanes. No vaig aconseguir la cadira, però ja m'he cansat de l'IKEA per tota la resta de temps que visqui aquí.

Setmana 4 – Des de Mallorca amb amor
Ni un mes a Barcelona i ja m'han vengut a visitar (hola Isa!), amb tanta sort que ha coincidit amb les festes de la Mercè, i hem pogut anar de museus de franc, veure castellers en directe, sortir de festa per la ciutat i aprofitant l'excusa d'acompanyar a la meva encantadora convidada a fer turisme varem fer les dues aturades que me vaig saltar quan vaig estar de viatge per aquestes terres: el museu Dalí de Figueres i Cadaqués. Però això serà material per un altre post (amb fotos).

Però tot això no té tanta importància com la meta personal que m'he marcat, superat el meu rècord de permanència fora de Mallorca. I després de Derry, aquesta aventura no s'acabarà fins que pugui tornar a agafar un avió sense retorn a l'estranger, i m'hi quedi tant de temps com hi tengui feina. La darrera oferta va ser per anar a Montreal, i em va fer mal rebutjar-la. Però segur que tornaré a tenir l'oportunitat, i que la propera vegada no dubtaré d'acceptar.

Però de moment, gaudirem de Barcelona mentre duri. Hi estau tots convidats.

dilluns, 25 d’agost de 2008

Quien se come la pulpa, que chupe los huesos

Es tiempo de descartes! Como hoy es mi último día en Mallorca, y de alguna manera me parece el final de la aventura con la que empecé este blog (y el principio de otra) es un buen momento para echar mano de aquellos momentos que por alguna razón u otra se quedaron en el suelo de la sala de montaje (por así decirlo), algo así como los contenidos extra de los DVDs, esos que nadie se mira excepto los frikis, la “edición especial” de mi gran aventura irlandesa.


Jueves, 25 de octubre de 2007

Pues sí, fue hace exactamente 10 meses, cuando tenía que tomar el avión más importante de mi vida, el que me llevaría de Palma a Belfast y de ahí un bus a Derry. Lo tenía todo controlado: tenía el billete desde hacía un mes, había hecho la mudanza de mis posesiones en un tiempo record, me había despedido de todos los colegas, y llevaba todo lo que necesitaba encima. Todo, excepto que había olvidado tomar nota del número de referencia de la reserva (esos malditos billetes digitales). Así que llamé a mi hermano por teléfono para que accediera a mi cuenta para darme el código en cuestión. Y cuando me leyó los detalles del billete resultó que mi vuelo salía a las 11 de la mañana. A las 11, no a las 13 como yo había creído todo este tiempo. Había pasado delante del ordenador hasta la medianoche anterior, y me había olvidado de comprobar el único dato realmente importante de aquel viaje. Había perdido el maldito vuelo, y tenía que llegar a Derry aquella misma noche.

Del resto del día, solo tengo flashes. Localicé in extremis un vuelo de BMI que volaba a Belfast vía Londres en menos de una hora, aunque debido al retraso llegaría horas más tarde de lo previsto, ya de noche. Para salir del paso, me puse en contacto con mi futuro jefe (que aún no sabía a la clase de lerdo que había contratado) para explicarle la situación; “una” situación, en todo caso, ya que decoré un poco los detalles para proteger mi reputación (que mentí, vaya). La cosa es que funcionó, enviaron un taxi a recogerme, y aunque con un considerable sofoco (y unos cuantos euros menos) llegué a Derry esa noche, algo más tarde de lo previsto pero en teoría a salvo.

Por razones evidentes, obvié este episodio al público, más que nada por evitarme el escarnio público. Ahora me have gracia. Teniendo en cuenta los eventos posteriores, fue una anécdota sin apenas importancia.


Viernes, 2 de noviembre de 2007

Primera noche en mi nuevo apartamento de Derry. Como aún no estaba muy hecho a las horas de luz irlandesas, me entraba el sueño considerablemente pronto. Y el apartamento, equipado pero básicamente vacío, tenía un punto de lo más inquietante, que ya me había dejado algo intranquilo la noche anterior. Sería la morriña, pensé. Pero esa noche, poco antes de la medianoche, me desperté al oir unos golpes metálicos, que sonaban cercanos, tanto que pensé que llamaban a mi puerta.

Sobresaltado, y considerablemente angustiado, me levanté de la cama, y tras comprobar que los golpes no llamaban a mi apartamento, comprobé que a través del rellano, una mujer estaba llamando a la puerta del vecino de enfrente, usando para ello la cubierta del buzón que allí es costumbre que tengan todas las puertas. No dejó de golpear el buzón de esta manera durante más de diez minutos hasta que le abrió (si no lo entendí mal) su ex-pareja, a quien le reclamó que le devolviera a sus hijos, lo cual hizo después de una acalorada discusión.

Preguntándome a qué clase de vecindario acababa de mudarme, creo que apenas pude pegar ojo en toda la noche. No fue la última.


Sábado, 3 de noviembre de 2007

Había quedado esa tarde con Rory, un compañero de trabajo que se ofreció a hacerme de guía por la ciudad. Agradecido de contar con un poco de compañía, me abstuve de decirle que para entonces me conocía cada palmo del centro, pero en todo caso el hombre resultó saber cosas que no salían en las guías. Él era inglés, y en sus propias palabras, eso en Irlanda del Norte le reservaba “un lugar muy específico” (que deduje que no era uno agradable), pero en todo caso me señaló algunos detalles muy reveladores de la ciudad, en relación a los Troubles, el eufemismo con el que allí se refieren al conflicto armado.

Al ver las altas vallas con las que habían rodeado la muralla por el lado del Bogside (un barrio católico especialmente beligerante) o las torres de vigilancia que delimitaban el barrio unionista junto a la muralla (y en cuyo límite yo vivía, por cierto), entendías hasta qué punto Derry es una ciudad dividida y fronteriza, y cuán profunda es todavía la brecha de la guerra. Hablando de lo cual, paramos a tomar algo más tarde en un pub irlandés (católico) donde un hombre tocaba la guitarra. Pregunté a Rory sobre la canción y me explicó que era una canción de guerra. De guerra? Le pregunté inocente. La guerra con los ingleses, me aclaró.

Como decía, una brecha muy profunda.

Esa noche, otra vez solo en mi apartamento, me empecé a encontrar realmente mal.


Miércoles, 7 de noviembre de 2007

Había pasado el peor domingo de mi vida, el lunes no había mejorado, y el martes me declaré oficialmente desesperado y en un estado mental algo precario, cuando hablé con mi jefe y le comuniqué que volvía a casa para ver a un médico antes de que la cosa pasara a mayores. Puesto que estaba, objetivamente, desesperado, se mostró comprensivo y me deseó que me recuperara. Así que compré mis billetes de vuelta vía Ryanair, y teniendo en cuenta el incidente de unos días atrás, me aseguré de no perder el avión esta vez. Me levanté a las 5 de la mañana. Aunque tanto habría dado: llevaba cuatro noches sin apenas dormir.

La cosa es que el vuelo de Derry a Londres fue tranquilo. La maleta llevaba 4 kg de exceso de equipaje pero me dejaron llevar tanto el portátil como la mochila en cabina. En Londres, el exceso de equipaje de la misma maleta era de 10 kg, y me obligaron a facturar la mochila. Ambos detalles son relevantes para apreciar la ironía de que, a mi llegada a Palma, ambas, maleta y mochila, que facturé separadas, fueron las únicas de todo el vuelo que se habían perdido de camino al avión.

Por supuesto que mis maletas llegaron al día siguiente, pero durante ese día, creí en el karma. Y pensé que algo horrible había tenido que hacer para merecerme tanta insidia en el castigo.
Tres días después mi padre sufrió una embolia y se confirmó mi teoría. El resto es historia.

--

Y en fin, estos han sido los “episodios perdidos” de mis días de ocio en Derry, una experiencia inolvidable que no recomiendo a nadie y que por otro lado no me habría perdido por nada del mundo. Igual que no me habría perdido estos meses de retiro forzoso. Ni siquiera las decepciones que me han llevado a embarcarme mañana con mi coche hacia Barcelona. Después de todo, yo voy a lograr salir de esta isla para viajar y hacer mi trabajo, tal y como había planeado.

Y mi barco zarpa mañana a las 13 horas. Esta vez sí.

dilluns, 4 d’agost de 2008

Eran siete que la aguantaban...

"...y aún meaba torcido."

Este va a ser, si no sucede nada importante y nadie lo remedia, mi último post desde Mallorca antes de emprender mi gran aventura catalana. No porque esté a punto de irme, sino porque planeo rascarme las partes nobles durante el resto del agosto, y no es cuestión de ir dando más envidia de la que ya se me tiene sin hacer esfuerzos adicionales. Además, como aún no tengo billete, ni por tanto fecha de partida mantendremos el misterio hasta el final (aunque en otro orden de cosas, si alguien tiene algo extremadamente importante que decirme en persona, que no badi molt).

Hace cosa de diez meses, andaba por Derry echando de menos mi tierra y deseando volver; como ya conté, hoy solo tengo ganas de irme. Hace dos días pensaba en esto, durante una fiesta de cumpleaños en la que me sentía especialmente desubicado: la homenajeada cumplía un año, y todos los invitados, o eran niños, o eran padres. Supongo que me sentía más identificado con los primeros, pero por alguna razón, me parecía inapropiado meterme con ellos en la piscina Toy a pelearnos en manguitos. De ahí pasé a reflexionar que era importante que me fuera pronto a algún lugar donde en las fiestas de cumpleaños a las que me invitaran solo hubiera mayores de edad, y chicas solteras en edad de merecer. Cuando tus amigos treintañeros se dedican a aburguesarse y reproducirse, sabes que es tu señal para emprender viajes, vivir aventuras, y en general hacer lo que el resto de triunfadores que conozco.

Hablando de lo cual, este post está dedicado a un amigo mío, colega veterano de mi anterior trabajo, y que se pasa estas semanas recorriendo la península ibérica a bordo de su moto en plan Easy Rider y al ritmo de Steppenwolf.



Ya decía Morfeo en aquella película: "yo solo puedo enseñarte el camino, a ti te corresponde recorrerlo". Venga idò.

dilluns, 28 de juliol de 2008

Puedes pensar, que volveré

Último post desde Barcelona, donde voy a darme el último paseo, tomar los últimos trenes, hacer las últimas compras, para finalmente tomar mañana el ultimo avión - por lo menos de momento. En estas semanas he tenido tiempo de hacer turismo, conocer gente, asistir a un concierto, leer, ver pelis, y hasta de conseguirme un trabajo. No está mal para unas vacaciones, y lo que es mejor, me voy de aquí con mi futuro inmediato arreglado, sabiendo que ya no tendré que preocuparme de encontrar trabajo y casa. Solo me queda hacer las maletas, conseguirme un pasaje para embarcar mi coche dentro de un mes, y tirarme el agosto en Mallorca tomando el sol y saliendo de fiesta. Y al contrario que los turistas, sin tener que pagar un euro por ello. Cómo molo!

(aunque mi primo, el socorrista de playa de Menorca, sigue molando más)

Y como esta vez lo vuelva a estropear alguien (como ésta, o esta otra), mataré a quien haga falta. Pero eso será a partir del próximo 1 de septiembre. Mientras tanto, permaneced atentos para novedades.

dimarts, 22 de juliol de 2008

Estira que viene pez

En directo desde Barcelona, 20 días después de salir de Mallorca, y por tanto a punto de establecer una nueva marca personal (lo sé, soy un pringao). Como la verdad es que estas vacaciones se me están haciendo cortas, no podría decir que me esté agobiando de estar aquí, antes al contrario. La verdad es que me traje mi portátil cargado de cine, series y lectura y apenas he podido tocar nada - de hecho, algunas de las cosas que me he traido para ver o leer llevan en cola desde Irlanda, lo que me hace pensar que solo con que me hubiera propuesto quedarme allí hasta que hubiera consumido todas las frikadas de las que iba equipado las cosas habrían podido suceder de otra manera. En fin, lo tendré en cuenta para la próxima vez.

Hablando de lo cual, una de las primeras cosas que hice en Barcelona aparte de mi siesta ritual en el Parc de la Ciutadella (un rincón que a mí personalmente me resulta muy relajante) fue acudir a una entrevista de trabajo a la que me presenté, como ya viene siendo habitual en mí, con la total despreocupación de quien no tiene nada que perder, incluyendo el hecho de que por circunstancias iba de turista, con gorra, bermudas, zapatillas, y por supuesto sin afeitar. Vale que tratándose de trabajar videojuegos la presencia no es el más valorado de los factores (en cierta ocasión, un lead programmer con el que me entrevisté me recibió descalzo - ahí queda), pero tal vez forcé un poco la situación. Pero quién sabe, cosas más extrañas han pasado.

Una vez superado el trámite de la entrevista, el viaje ya se ha justificado por asistir el domingo en el Pueblo Español al concierto de Loreena McKennit, una voz privilegiada donde las haya, y en el que además de disfrutar como hacía mucho tiempo, pude corregir la ironía de no tener un solo CD original suyo a pesar de ser una de mis artistas favoritas. Por si acaso alguien no la conoce, os dejo con una de sus mejores canciones en directo.


dimarts, 15 de juliol de 2008

Que lo eres, de mezquino

Parece que apenas fue ayer cuando llegué a Menorca y resulta que mañana ya me voy. Debe ser que he estado muy ocupado o muy a gusto porque en el mismo lapso de tiempo, en Irlanda ya andaba sufriendo de ansiedad. No creo que sea muy representativo, pero en todo caso volver a casa es lo último que está en mi cabeza. De momento, pasaré mi último y relajante día en la playa, y mañana pongo rumbo a Barcelona donde me espera el siguiente monstruo de final de fase (ups, deformación profesional).

Para los que no conozcan Menorca, uno de los hechos más llamativos del carácter menorquín (además de su acento) es la rivalidad entre Maó (actual capital) y Ciutadella (que lo fue en tiempos), a la que voy a aportar mi granito de arena: después de haber recorrido ambas con cierto detenimiento, Ciutadella me parece uno de los rincones más visitables de este lado del mediterráneo. Ayer me la recorrí entera mapa en mano y aunque el día nublado y la música de Camela a tope en el autobús no hacían presagiar nada bueno, me dejé contagiar del encanto de sus casas tradicionales, sus estrechos callejones y sus fragmentos de historia expuestos al visitante (y los chaletazos junto al puerto son impresionantes, también).



(Aquí el puerto de Ciutadella - no he conseguido descargar mis fotos de mi maldito móvil nuevo, así que esto es lo mejor que puedo mostrar)

En una nota relacionada, y aunque no he tenido ocasión de comprobarlo, me apuntan que en el puerto de Ciutadella están los mejores locales de la isla (y en el de Maó los mejores restaurantes) por lo cual la muchachada de Maó salé de marcha por Ciutadella y en caso de encontronazo, las viejas disputas tribales se resuelven por medios prehistóricos.

Y hasta aquí mi crónica de Menorca, que aún tengo mucho estrés que combatir :) Aunque debería mencionar que pese a mis expectativas de antes de venir, no me he encontrado con "La Alegría de los Globos" por más que no he dejado de otear el horizonte. Pero bueno, aún me quedan otras dos semanas de parrandeo, y planeo aprovecharlas bien.

(NOTA: en lugar de las habituales procacidades extraidas del refranero mallorquín, y aprovechando mi último día en tierras menorquinas, mi título de hoy va por la gente de aquí)

dilluns, 7 de juliol de 2008

Mal lluevan cabezas de santo

Llegué a Menorca hace cinco días y desde entonces ha estado haciendo un tiempo espléndido, algo así como el mismo sol pegajoso de Mallorca pero sin montañas para aliviar un poco la humedad. Aunque mi propósito original era dedicar un par de horas al día a hacer algo productivo, al final esta apoteosis de mi inopinado año sabático va a terminar siendo tan poco práctica como los meses previos, sobre todo porque con este calor pocas cosas le apetecen hacer a uno aparte de tostarse al sol, leer cómics y tragarse todas las series de televisión del disco duro de mi primo. Que bien pensado, tampoco es tan mal plan, que para eso lo llaman vacaciones.

(Para que no digan que nunca pongo fotos, aquí la playa de Punta Prima donde suelo pasar las tardes)

(y aquí la de Binibèquer, donde estuve este fin de semana)

Pero hoy es un poco distinto porque como mandan las estadísticas ha amanecido nublado, aunque no por ello hace menos calor ni éste es menos pegajoso. Esto puede ser chungo para casi todo el mundo excepto para alguien que trabaje como socorrista (digamos, mi primo). Ya me gustaría a mí trabajar en la playa, relajado, y atendiendo la ocasional picadura de medusa. Y todo por un sueldo bastante decente teniendo en cuenta lo que he ganado yo durante años, con carrera universitaria y todo. Alguien más odia a mi primo?

Trabajar tiene todos los visos de ser, en efecto, un castigo divino. Y aún así yo no creo que fuera capaz de tener un trabajo que requiera tan poca actividad mental, y si me pasara ocho horas al día observando a los bañistas desde una torre de vigilancia terminaría haciendo tiro al blanco con ellos con un rifle, o me estallaría el cerebro. Por supuesto que mi trabajo (tanto el nominal que hago medio bien, como el que hago por vocación, aunque mal; ahí dejo la duda) resulta más creativo, aunque lleno de miserias (a las que algún día dedicaré una serie de posts - preferiblemente cuando esté lo suficientemente lejos de mis ex-compañeros para que no puedan venir a por mí). Hay trabajos más extraños, desde los ya célebres de sexador de pollos o probador de norias hasta los no poco extravagantes, como de recogedor de ropa de stripper (un trabajo real que la gente solía dejar cuando por una emergencia tenían que sustituir a la estrella titular del espectáculo).

Por supuesto todo esto viene a que tengo una entrevista de trabajo en dos semanas y estoy tratando de preparar un portafolio con el que demostrar mis aptitudes. Y todo el proceso me parece tan tedioso que no dejo de preguntarme si no habría algo con lo que ganarme la vida con menos complicaciones. Como paseador de perros. O asesino a sueldo. Seguro que he contado alguna vez que quería dedicarme a programar videojuegos desde que tenía trece años. Veinte años más tarde, me acuerdo de aquella advertencia del pozo del deseos: "Ten cuidado con lo que deseas, que podría hacerse realidad."

dilluns, 30 de juny de 2008

Parece mentira lo que la perdiz se estira

Hoy media España vive anestesiada la victoria en el fútbol. A la otra media o le da igual el fútbol o le da rabia España por motivos políticos. A mí la verdad es que me cuesta sentirme representado por once tíos corriendo detrás de una pelota (me identifiqué más con el Chiki-Chiki, que al menos lo voté) pero está bien que la gente de este país tenga motivos para algo de alegría, con lo malitas que están las cosas... menos para mí, que encima de haberme pegado ocho largos meses sin dar un palo al agua, ahora encima ¡me voy de vacaciones!

Con este motivo, he estado rematando las cosas que tenía pendientes y que no me puedo llevar conmigo de viaje. Así que me he terminado el libro que me compré por Sant Jordi, así como algunas series de televisión. Precisamente me he llevado una agradable sorpresa al ponerme el último episodio de El Internado (una serie tan casposa como adictiva), en versión digital clandestina (si Dios hubiera querido que viéramos las series con publicidad, no habría inventado el Emule). Debí sospechar algo con el título del episodio según el nombre del fichero ("La Alegría de los Globos") pero la pista definitiva de que no era precisamente El Internado lo que iba a ver terminar me la ha dado la chica protagonista de la equívoca grabación, que muestra las tetas a la cámara nada más aparecer en pantalla. Un rato más tarde, y tras ir de compras, hacerse un tatuaje y montar en un kart vistiendo solo un bañador que dejaba poco espacio a la imaginación, mantiene un encuentro íntimo muy explícito con un joven muy bien dotado.


No puedo evitar asombrarme del extraño sentido del humor de los responsables de compartir porno camuflado; después de todo, los que realmente buscan porno tienen donde elegir (y en todo caso, no es lo más raro que me he encontrado camuflado: en una ocasión fue un documental de National Geographic lo que apareció en vez del episodio de Lost que esperaba). Pero a punto de irme de viaje no puedo evitar pensar que tal vez se trate de una extraña premonición: tal vez mis relajantes, pero por demás anodinas, vacaciones puedan terminar deparando alguna sorpresa?

Pues ya os lo contaré dentro de un mes, tras batir mi récord personal de permanencia fuera de Mallorca, que actualmente está en 21 días (lo cual explica muchas cosas), y que después espero sea mucho más largo, si las cosas (y las entrevistas de trabajo) salen como espero. Estos meses me han ayudado a cambiar mi concepto de Mallorca, que ahora en vez de ser el lugar en el que vivo y trabajo se ha convertido en el lugar donde descanso y paso de todo. Demasiadas decepciones han contribuido a ello, incluyendo descubrir lo cabrones que pueden llegar a ser algunos de mis ex-jefes y ex-compañeros de trabajo, a todos los cuales espero poder devolverles algún día el favor.

Porque eso sí que sería "La Alegría de los Globos", definitivamente.

dimarts, 24 de juny de 2008

Te daré una que parecerá que el mundo te empuja


Escoger una película es un arte, y sobre todo escoger la película adecuada para cada estado de ánimo. A modo de servicio público, entre la recomendación y la advertencia, quiero reseñar An American Crime, la negrísima película que se me ocurrió ver anoche y de la que, como en otras ocasiones, salí con peor cuerpo que cuando entré (la última, La Niebla). Yo pensaba que iba a tratarse de una historia de crímenes más o menos cruda pero en el fondo normal, pero lo que me encontré en aquella sala prácticamente vacía (después de todo era noche de San Juan, aunque yo no estaba de humor para celebrarlo) se adscribe al género de la pornografía de la crueldad. Y no, no me refiero a una de esas historias más o menos cafres que buscan impactar entre gritos y casquería (del tipo Matanza de Texas o Saw). Esta película pasó por el festival de Sundance, y eso casi siempre significa algo de profundidad.

No hace mucho el mundo se horrorizaba ante el caso del monstruo austríaco que mantuvo encerrada y abusó de su hija durante más de 20 años. Aunque la historia narrada en la película no llega a este nivel de horror, puedo imaginar que el impacto social que el suceso real en el que se basa, que tuvo lugar en la América Profunda de los años 60, pudo tener en la sociedad un impacto similar. La historia de esta adolescente que sufre toda clase de vejaciones y torturas a manos de una madre de familia perturbada y sus hijos es una de esas que hiela la sangre, entre la rabia, la impotencia y el simple horror ante lo más oculto de la condición humana. Y aunque leo que la película escamotea detalles del caso real (no quiero ni imaginar cuáles) para evitar caer en el horror gratuito, escala fácilmente puestos en el podio del mal rollo cinematográfico, junto a títulos (por otro lado imprescindibles) como Requiem por un sueño o Bailar en la oscuridad. Imprescindibles las interpretaciones de Ellen Page (ver mi reseña de Juno), seguramente la mejor actriz de su generación, y de Catherine Keener (otro nombre solo por el cual yo pagaría una entrada).

Pero si algo hay que aprovechar del mal rato que la cinta nos depara es la indolencia con la que vecinos y conocidos se mantuvieron al margen de los sucesos, pese a los gritos y los rumores. Ahora que la violencia doméstica asoma en los periódicos prácticamente a diario, vale la pena recordar, y prevenir que nadie vuelva a ser cómplice silencioso del horror cotidiano. An American Crime nos recuerda que evitar una historia como la de Sylvia Likens, puede estar en nuestras manos.

dilluns, 9 de juny de 2008

Un frío que pela el culo a las liebres

Tengo una relación extraña con la muerte. No me refiero a la muerte en general, ni como fin de la vida o como parte de un debate filosófico sobre la inmortalidad del alma. Tampoco a que me dé miedo la mía, porque he desarrollado ese instinto de fatalismo según el cual el día que me muera será el día en que podré dejar de preocuparme. Pero me inquieta la muerte como factor de consideración cuando se trata de planificar el futuro, o de confiar en tener tiempo para corregir los errores, o simplemente de afrontar los momentos duros con mayor o menor sentido práctico, en función del tiempo que uno va a tener que dedicar a sufrir.

Puesto que no solemos disfrutar del privilegio de conocer el día exacto en el que dejaremos de respirar, normalmente actuamos en base a la hipótesis de que aún es pronto. Y puede que eso sea lo mejor en el fondo, porque si fuéramos a actuar con la convicción de que vamos a morir mañana, sin tener que asumir la responsabilidad por lo que hemos hecho hoy, el mundo sería un lugar más caótico. Y sin embargo, tomarnos cada día con un cierto sentido de urgencia nos ayuda a valorar y apreciar más cada oportunidad de disfrutar. Y sobre todo, a sentirnos afortunados de seguir vivos al día siguiente.

Afortunados porque si una cosa tiene la muerte, además de ser la única experiencia realmente democrática de la vida, es su infinita arbitrariedad. Y pese a todo, no dejamos de considerar injusta la muerte cuando sucede de repente, a personas que no se la buscaban ni se la merecían, y desafiando el protocolo establecido. De la serie Six Feet Under (A dos metros bajo tierra), cuyos protagonistas convivían profesionalmente con la muerte, recuerdo una lúcida reflexión: "tenemos un nombre para alguien que ha perdido a sus padres (huérfano) o a su pareja (viudo/a) pero no para un padre que ha perdido a un hijo; tal vez porque lo consideramos algo tan horrible que no queremos ni siquiera nombrarlo." La muerte es triste en todos los casos, pero sabemos que no todas las muertes son iguales. Algunas son más terribles, y dejan un hueco más difícil de llenar. No es lo mismo un anciano que muere rodeado de sus seres queridos, que una chica joven embestida por otro coche en una autopista.

Mi amiga Eva tenía 31 años. Me alegro de haberla conocido.

Y los demás, por favor, conducid con cuidado.

diumenge, 25 de maig de 2008

Haz favores a bestias...

...y te lo pagaran a coces. Así dice al menos el refrán mallorquín, que me viene muy bien para contar el que por segunda vez en menos de seis meses, un tipo que me ofrece un trabajo en la empresa de la que es dueño, se echa atrás porque se olvidó preguntar antes si alguien no estaba de acuerdo. Por lo menos la otra vez me enteré directamente y no por silencio administrativo, pero esa es otra historia.

Una puerta se cierra, y se abre una ventana, por seguir recurriendo a los tópicos. Como uno ya se va acostumbrando a esta clase de desplantes, aprovecharé este verano para hacer de turista en mi tierra, ponerme al día de todas las lecturas, series y demás ocio multimedia, y ya iré pensando luego en el futuro. Hasta entonces, si alguien tiene algo terriblemente importante que decirme en persona, que aproveche ahora.

dimarts, 13 de maig de 2008

Basta ver los santos para ver la fiesta

Hoy es martes 13, una de esas fechas tenidas por fatídicas por los supersticiosos. Precisamente estos días estaba leyendo uno de esos libros de misterio donde toda clase de significados y señales se esconden tras los números y símbolos. A la luz de coincidencias improbables, sucesos históricos, y el presunto poder de cierta simbología, la vida y la historia pueden interpretarse, dicen los que creen en estas cosas, en términos de un plan maestro cuyos pasos pueden rastrear aquellos que son capaces de leer los signos. Todo sucede por una causa, el azar no existe, somos víctimas de nuestro destino, etc.

Es una suerte para mí no creer en ninguna de estas supercherías, y que ni siquiera las más asombrosas casualidades me generen dudas de que algunas cosas suceden por una causa, que las cosas son como tenían que ser, que hechos aparentemente inconexos se superponen como parte de una compleja trama de novela, con la precisión de un mecanismo de relojería. De ser así de crédulo, pensaría que mi carrera está guiada por fuerzas invisibles: así, en el momento y lugar adecuados, se creó una empresa que me ofreció el trabajo que yo había querido tener desde niño (vale la pena contar que mi primer contacto con tal empresa tuvo lugar a través de una verdadera carambola: un amigo mío y un colaborador del que sería mi jefe, se conocieron mientras esperaban un bus que llegaba diez minutos tarde a recogerles, los mismos diez minutos durante los cuales uno le contaría al otro que estaba reclutando personal para un nuevo proyecto...) Una oportunidad entre un millón? Sin duda. De eso a un plan del destino, media un abismo. Si no por otra cosa, porque no me creo tan importante para el destino, y porque sinceramente, puestos a estar predestinado a algo, programar videojuegos es una frivolidad.

Y además, por esa misma razón los eventos que me devolvieron a Mallorca rebotado desde Irlanda deberían obedecer a un castigo del destino por violentar sus designios. Cuando, de forma prácticamente simultánea, me enteré de la crisis de la empresa de Derry, y apareció una nueva oportunidad de trabajo, cualquier lector de señales habría pensado que cuando las oportunidades aparecen, uno tiene que aprovechar sin cuestionarlas, que si es nuestro destino ir o volver, triunfar o fracasar, no podemos escaparnos de él. La semana pasada me ofrecieron una nueva oportunidad en el extranjero, en Los Angeles nada menos. Si la teoría de la predestinación es correcta, y a la vista de mi última experiencia, tal oferta es una trampa. Si lo que nos ha pasado hasta ahora es un aviso del futuro, para qué rebelarnos? Déjarse llevar, esperar la ocasión y confiar en que el destino tiene un plan. La receta para una vida segura, en la que solo haya que esforzarse por aprovechar los oportunidades en vez de por buscarlas.

Ya dije aquí lo que pensaba de la suerte, a propósito de la lotería. Las únicas leyes que gobiernan nuestro destino son las de la física, y si se quiere las de la probabilidad. La fatalidad puede a veces resultar una putada (que me lo digan a mí) pero en la gran foto del universo, un caso individual de mala suerte, incluso una mala racha, significa lo mismo que una serie del mismo número en la ruleta: nada en absoluto, una ocurrencia improbable que dado un número suficiente alto de intentos puede terminar por aparecer. No hay ninguna señal en una serie de sucesos aislados que interpretamos como afortunados en base a nuestra interpretación parcial de la realidad. Ni en una serie de desastres, tampoco.

Acabo de terminar el libro que empecé a leer el pasado 26 de octubre, el día en que volé hacia Irlanda (después de perder el avión). No es ninguna señal.

dijous, 1 de maig de 2008

Ya verás, estos bergantes


He tratado de evitar que este se volviera un blog demasiado elitista (para eso tengo este y también colaboro en este otro), eludiendo hablar de series de tele, juegos de rol, comics, videojuegos o demás intereses normalmente considerados frikis por personas que desconocen la etimología de este término. Y sin embargo, la prensa me ha servido una buena razón en bandeja esta misma semana, en la que ha hecho aparición en las tiendas de todo el mundo Grand Theft Auto IV, el esperado videjuego con el que los americanos estudios Rockstar han violentado a los guardianes de la moral de este lado del mundo, con toda su violencia, sexo explícito, y toda clase de conductas criminales de dudoso valor educativo. Nada menos que la portada de un diario de tirada nacional ha copado el controvertido lanzamiento, del que estos días he podido oir hablar en informativos, tertulias y toda clase de análisis, más allá de los ríos de tinta generados en las publicaciones especializadas, aunque por razones totalmente distintas.

El caso es que más allá de su notable popularidad, los videojuegos no merecen portadas y comentarios más que para referirse a lo dudoso de su contenido, a su perniciosa influencia sobre las impresionables mentes de los jóvenes, y sobre todo a sus riesgos de cara a la adicción de los jugadores, incluyendo su efecto negativo sobre actividades sociales e intelectuales más saludables, como la práctica del deporte o la lectura. Ninguna de estas cuestiones ha impedido que los videojuegos se hayan convertido ya en la forma de entretenimiento más popular del siglo XXI, por encima del cine y la música tanto en difusión como en volumen de negocio.

Como profesional del medio, en el que he trabajado durante cuatro años y al que espero dedicarme durante muchos más (puede que tenga novedades al respecto en unas cuantas semanas) me siento obligado a defender esta forma de entretenimiento (que es de lo que se trata después de todo) de toda esta especie de campaña de acoso y derribo. Y sin embargo, los argumentos esgrimidos en contra suelen caerse por su propio peso ante la constatación de unos pocos hechos probados: que los comentaristas suelen reconocer no haber jugado a uno de estos juegos, solo haber visto imágenes; que sus niveles de violencia, sexo y otras formas de inmoralidad (!) no son mayores que los presentes en otras populares formas de comunicación como el cine y la televisión, programas informativos, espectáculos deportivos, prensa del corazón, o los propios textos sagrados de religiones organizadas; o por qué no, que la mayoría de acusaciones de contenido indecente provengan de un país donde son legales la posesión de armas y la pena de muerte, primer exportador de pornografía del mundo, amén de auspiciar algunas de las mayores crueldades cometidas en nombre de la libertad en lo que llevamos de siglo.


Pero no sería justo recurrir a estas simples obviedades para eludir el tema de debate. Es cierto que los videojuegos modernos, gracias a los avances tecnológicos, permiten mayores niveles de realismo e inmersión del jugador en la acción; también lo es que juegos como GTA IV recurren a considerables dosis de contenidos de los llamados adultos de cara a generar exactamente la clase de polémica que está recorriendo los medios estos días; y no es menos cierto que personas inmaduras e influenciables pueden encontrar en los videojuegos una forma de escapismo y alienación que llevados al extremo pueden conducir a trastornos más serios. Pero de eso a deducir una causa-efecto es reduccionista y tendencioso. Y lo que es peor, ni siquiera es nuevo: desde su aparición en los 70, los juegos de rol estuvieron en el punto de mira de los mismo guardianes de la moral, siendo acusados de perturbar la mente de los jóvenes, de inducir al satanismo, y de ser la causa de crueles y arbitrarios asesinatos.

Hoy asistimos al mismo triste espectáculo mediático de comentaristas desinformados (que reconocen abiertamente no necesitar jugar para opinar) que achacan a los videojuegos (o a la televisión, o a la pornografía) los males de una sociedad en la que desde hace años se viene instalando cómodamente la violencia, la incultura, el sectarismo o la pérdida de valores. Cuando las causas de esta especie de ruina moral resultan complejas de abordar, resulta mucho más fácil señalar con el dedo a aquellos medios que con mayor o menor gusto (que de todo hay) se limitan a reflejar las tendencias de la sociedad que los consume, y no lo contrario. Curiosamente, estas acusaciones suelen estar marcadas por la generalización y la parcialidad: nadie parece recordar que hay más videojuegos aparte de los GTA, algunos tan exitosos como poco sospechosos de subversivos: véase Mario Kart, Guitar Hero o Pro Evolution Soccer, por citar algunos de los más vendidos de este mismo mes. Llevamos desde los 80 oyendo la insinuación (sin aportar datos que la avalen) de que los videojuegos darían lugar a una generación de cretinos violentos (la mía lo debería haber sido) y sin embargo nadie ha salido a reconocer que aquellas predicciones fueron algo desafortunadas.

Los que nos autodenominamos frikis llevamos muchos años reivindicando nuestras aficiones: curiosamente los mismos que criticaban de inmaduros los cómics o las novelas de fantasía hoy llenan cines donde se proyectan las respectivas adaptaciones de 300, Spider-man, o El Señor de los Anillos. La excusa: "no es lo mismo". En efecto, a veces es muchísimo peor, más gráfico, más realista, y con mayor impacto social, y lo mismo sucede con los videojuegos: por más que lo intente, ni un juego como Call of Duty podrá emular en crudeza a Salvar al Soldado Ryan, ni mucho menos a la propia Segunda Guerra Mundial en la que está ambientado. Lo mismo puede decirse de los GTA y las habilidades criminales que ponen en manos del jugador: realmente alguien piensa que interpretar a un matón en un videojuego puede inducir a la violencia a alguien que no esté ya seriamente perturbado?

Lo que además parecen olvidar nuestros comentaristas es que los videojuegos, contrariamente a la creencia, son sometidos a controles de contenido y clasificación "moral", exactamente igual que películas, series o publicaciones. Y que una vez un juego como GTA IV está clasificado para adultos, corresponde a los distribuidores, vendedores, y en última instancia a los padres, evitar que estos contenidos inapropiados terminen en manos de menores, si es que se consideran tan peligrosos. Más aún, aquellos moralistas que consideren a los creadores de videojuegos poco menos que pervertidores de adolescentes, deberían conocer los elevados niveles de autocensura que los que nos dedicamos a esto nos imponemos a la hora de abordar ciertas temáticas, no tanto por evitar violentar ánimos (a veces, no toda publicidad es buena) como por higiene creativa: puesto que los videojuegos son una abstracción, difícilmente una recreación, resulta más simple evitar ser demasiado literal y recurrir a lo fantasioso o irreal para justificar la limitada interactividad del medio. Resulta además interesante notar que los estudios Rockstar, creadores de GTA, cuentan ya con un historial oscuro en cuanto a temáticas escabrosas: véase Bully, o sobre todo Manhunt, un juego cafre donde los haya, y que además de una notable polémica mediática, encontró asimismo un importante rechazo por parte de la propia comunidad de desarrolladores: sencillamente, se habían pasado de la raya.

Pero nada impedirá que suceda lo que ya ha pasado, que GTA IV, y los juegos que seguirán su estela, se conviertan en grandes éxitos de ventas. La única consecuencia negativa del desprestigio al que los medios someten a estos productos es otra mucho menos prosaica pero más triste para los que nos dedicamos, y admiramos, este género: que el público en general se pierda lo que realmente son estos juegos, que más que una forma de entretenimiento son una forma de arte, espectáculos interactivos llenos de creatividad y talento, en los que sus creadores han volcado su pasión, desafiando las habilidades del jugador, y también su capacidad de asombro y fascinación. Aunque con su propio lenguaje, los videojuegos están formando una nueva cultura, mayormente audiovisual, que ha de sumarse, y no necesariamente desplazar, a las demás formas de expresión. Y a los que crean que se trata de una peligrosa forma de alienación social, les recomendaría que quedaran para una partida de Wii Sports, SingStar o Buzz, y me dijeran cuánta gente participaba, y qué edades tenían.

dimecres, 2 d’abril de 2008

Ninguna puta que no tenga suerte

No es que no haya pasado nada más interesante que la selección del Chiki Chiki para Eurovisión, sino que he estado muy ocupado estas semanas, y además he dedicado mis ciberesfuerzos sociales a Facebook, una web social donde hay tanta gente que he estado poniéndome al día. Si aún no estás en Facebook, ya tardas. Y si estás, no te olvides de añadirme.

Pero a lo que iba, resulta que hay días en los que vale la pena salir de la cama solo por que el destino se ponga de tu parte y te dé una alegría, o por lo menos un consuelo. "Éste ha ligado", estarás pensando, pero no (o debería decir: no, por supuesto; he dicho un consuelo, no un milagro). El caso es que gracias a Facebook he localizado a algunos de los que brevemente fueron mis compañeros de trabajo en Dark Water (el estudio de Derry con el que empezó todo esto) y uno de ellos, con el que logré hacer buenas migas, me ha estado contando que ninguno de mis ex-jefes está ya en la empresa, que les han enviado a casa porque se han quedado sin dinero, y que van a cerrar el chiringuito si el proyecto no logra más financiación.

Qué signfica todo esto? Pues que de sentirme miserable y fracasado, ahora me parece como si hubiera esquivado una bala y fuera el hombre más afortunado del mundo. Quién iba a decir que un cuadro de ansiedad terminaría pareciendo una cosa buena después de todo? Creo que pasar este próximo verano en Mallorca, aunque sea sin trabajo ni casa propia, va a ser la venganza más dulce a un año de desastres.

dilluns, 10 de març de 2008

Vivamos y cosas veremos

Pues al final el cachondeo se ha impuesto en una de las votaciones más absurdas de la democracia. Las elecciones generales? No! La selección del representante español a Eurovisión!



Confesaré que yo fui uno de los que aportó su voto electrónico para que el Chiqui-chiqui llegara a la gala de Eurovisión, pero lo que nunca pensé es que la broma llegara tan lejos. Seguramente pensaron lo mismo los responsables de la revista People, cuando en su edición de 1998, vieron como los internautas coronaban a the Angry Drunken Dwarf como Belleza del Año. En aquella ocasión, los responsables de la revista, pese a sus buenas intenciones, descubrían el extraño sentido del humor que lleva caracterizando a Internet desde su advenimiento.

Si nadie lo remedia, el Chiqui-chiqui va a ir a Eurovisión de verdad. A pesar de haber soliviantado los ánimos de los euro-fans más acérrimos (que aún existen, en pleno siglo XXI) así como de los guardianes de la moral de diversos medios, yo me atrevo a pronosticar audiencias record para la gala de este año (en todo caso mucho mejores que las de las últimas décadas). Y para aquellos que se han apuntado a decir que "si total vamos a quedar mal igual", vale la pena recordar la actuación que abrió la veda de los friquis hace cinco años, la del austríaco Alf Poier, cuya canción "Weil der Mensch zählt" ("El hombre es la medida de todas las cosas") cambiará vuestras vidas en tan solo tres minutos, y que terminó en quinto puesto en las votaciones.

dilluns, 25 de febrer de 2008

Que no sabes quién ha ganado?

Una de las (muchas) ventajas de estar sin trabajo es poder permitirse el lujo de pasar la noche en vela y no tener que ir a trabajar después. Hace 19 años que sigo la entrega de los oscars en directo, y eso que ya no puedo verlos en la tele, pero una tradición es una tradición. Así que aquí mi paliza sobre lo que ha dado de sí la ración anual de ombliguismo made in hollywood.

Lo cual es por cierto el primer titular, cuando los cuatro premios actorales han ido a parar a las manos de dos ingleses, una francesa y un español, y los autores de la cinta agraciada con el gordo son el arquetipo de cineasta independiente, que aquí firman una película tan cruda que parecía jugar en contra de su propia popularidad. Respecto al resto de la pedrea, pocas veces se había visto mayor reparto de premios hasta el punto que casi ninguna de las principales candidatas se ha ido de vacío. No sé si habrá sido la huelga de guionistas o el efecto de un año pobre pero este año Hollywood ha parecido menos Hollywood que nunca.

Ya he comentado aquí mi debilidad por Juno, por otra parte candidata imposible a unos premios tan glamourosos, y que se ha llevado el premio de consolación de Mejor Guión Original, como en sus respectivos años les tocó a otras sorpresas impremiables como Little Miss Sunshine o Lost in Translation. Sin embargo, y reconociendo los méritos notables de Atonement, There Will Be Blood y Michael Clayton (que por cierto vi ayer mismo rescatada en una oportuna sesión de tarde) la cinta de los Coen era seguramente la opción más premiable, aunque no redonda, y en todo caso hace justicia a la carrera siempre arriesgada de sus autores. Como Coenómano de pro que cree que sus mejores películas son Barton Fink y The Man Who Wasn't There (ahí es nada) me siento reivindicado.

Pero como decía, este año Hollywood se ha parecido poco a sí mismo y tal vez por eso se han dejado oir sus voces más subversivas. Al menos en la pantalla, porque lo que es la ceremonia (que he recuperado a retazos en YouTube) ha sido de lo más sosita y previsible, aunque por fortuna breve (incluso los discursos!). Si hubiera que darle un premio al mejor momento, lo dejaría desierto.

Y si fuera yo el que tuviera que dar el premio a la mejor película del 2007? Pues repasando la ingente lista de todas las estrenadas, y no solo de las que han logrado la candidatura, confesaré que la película con la que mejor me lo he pasado en todo el año (aunque eso no sea decir gran cosa) ha sido una que no será lo que se dice una obra maestra, pero que al menos nunca se concibió para tratar de ganar ningún premio: Planet Terror, de Robert Rodríguez.

Por el cine sin complejos.

dijous, 21 de febrer de 2008

De amo cambiarás...

Aprovecho que a estas horas empieza oficialmente la campaña electoral para hacer mi primer y último mitin político. Esta noche se pone en marcha lo que debería ser el engranaje central de la democracia, y que en realidad no es más que una subasta en la que los contendientes pujan por el poder. Pero al contrario que en las subastas de verdad, en ésta ni la mayor puja es la que vence, ni hay obligación alguna de cumplir con lo prometido. Así pues, de qué va todo esto de verdad?

Imaginemos por un momento que un alienigena de dos cabezas acaba de llegar a España, y puesto en la tesitura de integrarse con la población y aparentar normalidad, tiene que decidir su voto en base a lo que ha estado oyendo decir a los representantes de los diferentes partidos durante las últimas semanas, meses, y así hasta los cuatro años desde la anterior convocatoria general. Este marciano, pese a sus dos cabezas pensantes, tendría problemas para entender si España se está rompiendo, si reunirse con terroristas es bueno o malo, si los gays deberían poder casarse y adoptar hijos, si la izquierda abertzale es legal o no, si la ciudadanía es algo para lo que tiene que educarse en las escuelas o en las iglesias, si el Rey cae bien, o si son o no un problema el acceso a la vivienda, la inmigración, el cambio climático y las obras del AVE.

Posiblemente el tal alienígena se volvería a su planeta desconcertado, pensando que ninguna causa se merece tanta controversia. Casi cualquier ciudadano con una inquietud política similar debería enfrentarse a la misma clase de dilema, y sin embargo entre los gritos y el mercadeo, todo el mundo parece estarse alineando con gran seguridad en uno u otro bando. Yo la verdad, imagino estas elecciones como aquellas secuencias de batalla de Braveheart en las que, sin táctica aparente, los dos ejércitos chocan y resuelven sus diferencias a golpes de espada. Esta escena, por heroica y épica que aparezca en la pantalla, es la menos democrática de las confrontaciones, y a mí personalmente el plano que más me impacta es el del campo de batalla cubierto de cadáveres.

Nunca desde que tengo derecho a voto había tenido más la sensación de que lo que se librará en las urnas no es una pugna por el poder, sino una guerra (civil) fría.

divendres, 8 de febrer de 2008

Cuarenta putas sagradas

...y resultó que el productor del estudio para el que trabajaba me preguntó si estaría interesado en volver a trabajar para ellos, pero desde la comodidad de mi casa, y yo tardé como medio segundo en decirle que sí...

...y luego pasé una semana entera pensando que volvía a ser el hombre con más suerte del mundo, y que a lo mejor era posible que todo hubiera pasado por una razón y que por fin me volvía a sonreir la fortuna, y podría volver a hacer planes...

...y entonces me volvieron a escribir para decirme que no, que al final la junta directiva de la empresa había rechazado esa posibilidad, así que: gracias, pero no, gracias. Y así fue como volví al punto de partida. Y aunque mi respuesta, por aquello de conservar las maneras, ha sido de lo más correcta y cordial ("no pasa nada, era una decisión difícil, estaremos en contacto"), lo que realmente quería decir y pongo por escrito aquí aprovechando que no van a leerme era: "Y NO PODRÍAS HABERLO CONSULTADO ANTES, PEDAZO DE CAPULLO!!?? O ES QUE TE PARECE QUE CREAR ESAS EXPECTATIVAS A ALGUIEN QUE SUFRE DE ANSIEDAD TE PARECE UNA BUENA IDEA!!!??"

Pero no lo he dicho porque soy un tío formal y razonable, que encaja las derrotas con la misma humildad que las victorias. Por eso, Y porque nunca se sabe a quién vas a tener que recurrir en el futuro. Y porque se me ocurren otras formas sutiles de vengarme de esta pequeña, pero significativa, putada.

diumenge, 3 de febrer de 2008

Haciendo miedo

No es que quiera dedicarme ahora a la crítica cinematográfica regularmente, pero no puedo menos que recomendar una deliciosa, y pequeña, película titulada Juno, una muestra muy atractiva de cine independiente americano, que muchos han comparado con Pequeña Miss Sunshine, pero que yo como no la he visto compararé con Transamerica, otra película que inesperadamente convierte un drama cotidiano en comedia, sin frivolizar el tema ni caer en el estereotipo. A destacar la estupenda Ellen Page, de quien ya me enamoré en Hard Candy (una de mis películas favoritas), en el papel de la adolescente que se queda embarazada y decide no hacer un drama de su situación. No os la perdáis si tenéis sangre en las venas.

Además de ver películas, y ahora que por fin terminaron las obras en casa, puedo volver a dibujar y a realizar mis planes para dominar el mundo (o destruirlo, aún no estoy decidido), hablando de lo cual también he visto una película sobre un monstruo que destruye Nueva York, lo que me recuerda al videojuego de matar bichos al que he estado jugando este fin de semana, y el cual me ha recordado el juego de matar bichos en el que trabajé durante años y del que estas semanas he estado recuperando las piezas que se pudieron salvar de su naufragio, y pensando en esto me he acordado de cómo era de divertido trabajar haciendo videojuegos cuando no implicaba tener que irse del país, y cuando ya parecía que el tema no daba para más, recibí un e-mail de la empresa para la que me fui a trabajar en Irlanda...

CONTINUARÁ...

dilluns, 21 de gener de 2008

Unas cuentas hace el asno...

Hoy dejaré un poco de lado mi habitual tono reflexivo para comentar una película, Los Crímenes de Oxford, que me habia despertado mucha expectación, y que vi anoche, digámoslo ya, con cierta decepción.

A falta de ver 800 balas y La comunidad, el cine de Alex de la Iglesia me parece una de las carreras más coherentes del cine español reciente, y aquí ofrece notables muestras de ello. Como en su anterior Crimen Ferpecto, domina los mecanismos de la intriga, sabe cómo crear un ambiente, la narración es fluida, y cuenta con el notable mérito de hacer creíble y carnal la química improbable entre Elijah Wood y Leonor Watling.

Por desgracia, la trama es tan tramposa y hace tanto abuso de la especulación filosófica, que al confrontarse con el relato del film, y sobre todo con su más que improbable conclusión, se queda en una pedante exposición metalingüística acerca de la imposibilidad de encontrar la verdad, que lejos de justificar la intriga de la película deja en el espectador una sensación de haber sido estafado por un trilero. Por su factura, la película podría estar a la altura de obras maestras de la intriga tramposa, pero se queda en el intento, aunque eso sí muy aparente.

Y luego me he enterado que después de todo las celebraciones de San Sebastián en Palma valieron la pena y yo me las perdí por ir al cine. La vida a veces es tan injusta...

dissabte, 12 de gener de 2008

Muchos de años

Pues resulta que ayer fue mi cumpleaños. Y me sentí como a un genio maligno a quien le han salido mal los planes, y que hace planes equivalentes a una versión de la célebre frase "ya verán de lo que soy capaz aquellos que me llamaron loco! loco yo! bwah-hahahaha", etc. Así que como firme propósito de año nuevo me he propuesto hacer lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky: tratar de conquistar el mundo!

Pero como mi último plan para conquistar el mundo empezando por Irlanda me salieron un poco mal esta vez he decidido ser un poco más humilde, al menos al principio, y en lugar de una conquista napoleónica, empezar por montar una campaña de marketing viral para promocionar mis comics, desarrollar un videojuego de control mental usando la tecnología que usaba en mi último trabajo, y finalmente empezar a montar una secta en torno a mi persona, tal y como hacían los personajes de la última novela de Heinlein que me he leído. Si esto sale bien, consideraré como siguiente paso convertirme en un asesino en serie justiciero como el protagonista de la serie que estoy viendo estos días, Dexter.

Vale, delirios de grandeza aparte, he estado bastante ocupado las últimas semanas recuperando la normalidad y haciendo proyectos, y ahora que ya tengo la edad a la que crucifican a los mesías en nuestra civilización, dejando de tomarme a mí mismo tan en serio. Después de todo, si tuviera realmente la intención de conquistar el mundo no lo publicaría en mi blog, verdad?

O sí lo haría...? bwah-hahahahaha!!!

dijous, 10 de gener de 2008

Tira tira, poco a poco

Leo esta mañana en el periódico una noticia aparentemente curiosa: "Correos devuelve la felicitación de Navidad a un abogado que envió la misiva a un cliente en diciembre de 2003". Pese a lo poco que confiamos en este país en el servicio de Correos, al leer con detenimiento la noticia descubro que todo el asunto tiene una explicación: el destino de la carta era un domicilio de Lloret de Vistalegre, en la Mallorca profunda, el pueblo en el que viví, contra todo pronóstico, durante casi tres años. Es más, el dato de que el destinatario en cuestión ya no residía en el pueblo me lleva a sospechar que podría haber sido incluso un antiguo inquilino de mi vivienda, o de una muy similar. Nunca escribí lo bastante acerca de Lloret cuando vivía allí, porque no tenía blog, así que aprovecho esta noticia para hablar, aunque sea a toro pasado, de Lloret y su, así llamado, "servicio de correos".

El funcionario de correos de Lloret (el único que había) atendía las necesidades postales de la población de 9 y media a 11 de la mañana, y en el resto de su jornada laboral hacia las veces de cartero. En total, 4 horas diarias de trabajo. Parece un tiempo razonable para un pueblo en el que no habría más de dos o trescientos domicilios, y sin embargo, Lloret está
mucho más alejado de Palma que los 33 kilómetros que señala el articulista. Como en aquel chiste de Arde Mississippi, los relojes en Lloret atrasan un siglo, lo cual explica que el así llamado cartero se desplazara en una vieja mobilete, que los avisos de paquetes te llegaran cuando estaban a punto de caducar, o que una sencilla carta tardara un día en llegar de Barcelona a Palma, y hasta dos semanas en recorrer el camino a Lloret, como si para ello tuviera que cruzar un vórtice espacio-temporal. En definitiva, Lloret es un lugar anclado en el pasado, en el que el tiempo es algo relativo, y sobre todo, abundante.

También podría explicar como se hacía campaña en Lloret para las elecciones locales, cuánto tardaba un llorità en apartar su coche si éste estorbaba, o como se resolvía un contrato inmobiliario, pero no hace falta abundar en el tema. Solo que no esperaba encontrar un lugar en el que se viviera tan despacio, y las cosas se tomaran con más calma... hasta que me fui a Irlanda.

dimarts, 1 de gener de 2008

De tu pan harás sopas

El 2007 ha sido el peor año de mi vida. No se han cumplido ninguna de mis expectativas y han salido mal todos mis planes y también algunas cosas que no había planeado. Pero como no quiero enviar un mensaje de pesimismo y derrota, me quedo con el deseo de año nuevo de Neil Gaiman:

"Que vuestro nuevo año esté lleno de magia, sueños y sana locura. Espero que leáis algunos buenos libros, que beséis a alguien que piense que sois maravillosos, y no olvidéis crear algo de arte: escribid o dibujad o construid o cantad o vivid como sólo vosotros podéis hacerlo. Y espero que, en algún momento del próximo año, os sorprendáis a vosotros mismos."

Yo no lo habría dicho mejor, ningún deseo de año nuevo había tenido tanto sentido para mí hasta hoy. Y si alguna chica que crea que soy maravilloso quiere besarme, ya sabe donde encontrarme. Feliz año nuevo a todas (bueno, y a todos...)